Skip to main content
ORAFOL home

Noticias

Berlín: Se acabó llenar de pegatinas las señales de tráfico, gracias a la película anti-pegatinas de ORALITE®

El «sticker bombing», o lo que es lo mismo, llenar de pegatinas las señales de tráfico, es un gran problema en las grandes ciudades de todo el mundo. En la actualidad, Berlín cuenta con un proyecto piloto para utilizar señales de tráfico con propiedades anti-pegatinas. La solución se llama ORALITE® 5097 Astifol® Anti-Sticker Film. Aunque el coste inicial es ligeramente mayor en comparación con las señales convencionales, a la larga, es dinero bien invertido, según se ha visto en la ciudad.

Lea el artículo completo más abajo.

El nuevo milagro de vinilo contra la moda de llenar de pegatinas las señales de tráfico

El verano pasado, una empresa presentó una nueva cura mágica ante la oficina del distrito central Berlin-Mitte. La patente pretende evitar que se llenen de pegatinas las señales de tráfico, conocido en inglés como «sticker bombing». Con el nuevo proyecto piloto, la oficina del distrito central comienza la lucha contra la moda de cubrir de pegatinas las señales de tráfico de la capital. En un primer momento, se han comprado 500 de estas innovadoras señales de stop, ceda al paso y límites de velocidad. Las primeras 100 señales anti-pegatinas ya se han instalado este año. El éxito se hace visible, por ejemplo, en la esquina de la calle Leipziger Straße con Mauerstraße:

Los visitantes del Museo de la Comunicación (Kommunikationsmuseum) suelen pegar sus entradas en las señales de tráfico de modo que no se sepa qué significan. Ahora, ya no se les puede pegar nada. «Su característica exclusiva reside en el revestimiento especial anti-pegatinas de la película. Gracias a su capa de protección, se pueden retirar las pegatinas de manera sencilla y sin dejar restos. De hecho, hasta pegarlas resulta mucho más difícil», explica la oficina del distrito.

Las señales especiales son un 20 % más caras, pero el dinero se ahorra a través de las reducciones en los ciclos de sustitución.

El principal problema es la retrorreflectividad. Los inspectores revisan las señales una vez a la semana en las carreteras principales y cada 10 días en las secundarias. La policía y los ciudadanos también aportan sugerencias. Hace años, sólo se llenaban de pegatinas los postes. Después, en especial, en las zonas turísticas o cerca de rutas ciclistas, pasaron a cubrir también las señales. Hasta la fecha, para retirarlas, había que usar una escalera y detergentes especiales. El problema: la retrorreflectividad de las señales sufre durante el proceso. A partir de ahora, la oficina del distrito central utilizará las nuevas señales en los puntos conflictivos de «sticker bombing» de la ciudad.

Estas podrían durar 10-20 años, como antes de la moda de los grafiti con pegatinas.   
 
Puede consultar el artículo original del periódico en alemán en este enlace

Foto: BZ Mitte

Back to overview